Mudanza con gatos: cómo hacerla más fácil para tu mascota

La mudanza puede ser un momento estresante tanto para las personas como para las mascotas, especialmente si se trata de gatos. Estos felinos son conocidos por ser criaturas de hábitos y cualquier cambio en su entorno puede generarles estrés. Sin embargo, con una buena planificación y algunos consejos, la mudanza con gatos puede hacerse sin estrés y reduciendo el impacto negativo que pueda tener en el bienestar del felino.

Preparación antes de la mudanza

Antes de comenzar con la mudanza, es importante tomar algunas medidas para preparar a tu gato y asegurarte de que se sienta seguro y protegido durante el proceso.

1. Visita al veterinario: Antes de la mudanza, lleva a tu gato al veterinario para asegurarte de que esté en buenas condiciones de salud y para obtener cualquier medicamento o consejo adicional que pueda necesitar durante el traslado.

2. Espacio seguro: Designa una habitación o área de la casa donde tu gato pueda sentirse seguro y protegido mientras se llevan a cabo las tareas de embalaje y transporte. Asegúrate de que haya comida, agua, una caja de arena y juguetes en esta área.

3. Feromonas sintéticas: Las feromonas sintéticas, como el Feliway, pueden ayudar a calmar a tu gato durante el proceso de mudanza. Rocía estas feromonas en la habitación segura y en el transportín de tu gato para crear un ambiente relajante.

Cómo actuar el día la mudanza

Durante la mudanza en sí, es importante mantener a tu gato seguro y cómodo. ¡Toma nota de estas recomendaciones para saber cómo gestionar este día!.

1. Transporte seguro: Utiliza un transportín adecuado para transportar a tu gato de manera segura. Asegúrate de que el transportín esté bien ventilado y de que haya suficiente espacio para que tu gato se mueva cómodamente. Además, coloca una manta o tela familiar en el interior para que tu gato se sienta más cómodo.

2. Evita el ruido y el caos: Durante el traslado, intenta mantener a tu gato alejado del ruido y el caos. Si es posible, asigna a alguien de confianza para que cuide de tu gato en una habitación tranquila mientras se carga y descarga la mudanza. Esto ayudará a reducir el estrés de tu gato y evitará que se escape o se lastime.

3. Mantén la rutina de alimentación y aseo: Aunque la mudanza puede resultar caótica, intenta mantener la rutina de alimentación y aseo de tu gato lo más regular posible. Esto ayudará a proporcionarle una sensación de normalidad y seguridad en medio del cambio.

Después de la mudanza

Una vez que hayas llegado a tu nuevo hogar, es importante ayudar a tu gato a adaptarse a su nuevo entorno. Aquí hay algunos consejos para facilitar esta transición.

1. Espacio seguro y familiarización gradual: Asigna una habitación o área específica para tu gato en tu nuevo hogar. Coloca los artículos familiares de tu gato, como su cama, juguetes y rascadores, en esta área para que se sienta seguro y familiarizado con su nuevo entorno. A medida que tu gato se sienta más cómodo, puedes ir permitiéndole explorar el resto de la casa de manera gradual.

2. Mantén la rutina: Al igual que durante la mudanza, intenta mantener la rutina de alimentación y aseo de tu gato lo más constante posible. Esto le proporcionará una sensación de seguridad y normalidad en su nuevo hogar.

3. Supervisión y paciencia: Durante las primeras semanas en el nuevo hogar, es importante supervisar de cerca a tu gato y tener paciencia. Algunos gatos pueden adaptarse rápidamente, mientras que otros pueden necesitar más tiempo. Si notas algún comportamiento anormal o signos de estrés en tu gato, consulta a tu veterinario para obtener orientación adicional.

Mudanza con muchos gatos

Si tienes varios gatos, lo primero que debes considerar es cómo organizar la mudanza. ¿Quién irá con quién y quiénes viajarán solos?. Es fundamental que si alguno es revoltoso o territorial, viaje en un espacio individual.

Por lo tanto, días antes de mudarnos con gatos, debemos decidir cómo transportaremos a cada uno de ellos y si necesitaremos comprar transportines adicionales. Las mascotas más nerviosas y huidizas deben ser las primeras en ser colocadas en sus respectivos transportines, preferiblemente temprano en la mañana antes de que lleguen los operarios de la mudanza.

Aunque nos entristezca, no es recomendable liberarlos hasta que lleguemos a nuestro nuevo hogar. Los gatos más tranquilos pueden ser colocados en sus transportines más tarde, cuando sea hora de dejar la antigua casa.

La mudanza puede ser un desafío tanto para ti como para tu gato. Como empresa de mudanzas en Barcelona nos encargamos de toda la planificación, organización y puesta en marcha del traslado para que solo tengas que preocuparte por tus felinos. Recuerda que la seguridad y el bienestar de tu gato son lo más importante, así que haz todo lo posible para minimizar el estrés y asegurar su comodidad durante todo el proceso.

Sin comentarios

Añadir un comentario